domingo, 6 de agosto de 2017

Aprende


No pasa nada si todo no es perfecto. La vida no lo es. No es necesario estar bien siempre. Lo importante, es aprender a seguir, a sacar lo positivo de todo, a esperar, a ser fuerte...

Hoy no quiero post de nada. Hoy quiero compartiros mi reflexión, un poco de mis vivencias y de todo lo que me pasa. De todo lo que estoy aprendiendo y que me está enseñando la vida  y así desahogarme un poquitito.




Estos meses están siendo una auténtica locura. De repente, mi chico y yo con trabajo, mi trabajo en otra ciudad (trabajo en Huelva), mi abuelo algo malito (ya está bien), cambios de planillas, velocidad, alegría, tristeza, planes... Un sinfín de cosas que casi no me da tiempo a asimilar y que no os podéis llegar a imaginar.

No todos los trabajos son buenos. El cambiar de destino es difícil. Irte a una ciudad nueva, conocer una forma de trabajo totalmente distinta, vivir sola, dejar a tu familia... Está siendo duro y eso que es poco tiempo de momento. Pero no pasa nada ¿para qué un postureo? ¡No me apetece! Soy sincera y digo la verdad que esta experiencia está siendo complicada pero me está ayudando a aprender "Lo importante"...

La importancia de valorar a mi familia, ahora ¡parece que los quiero más que nunca!
La importancia de saber que quieres estar con esa persona el resto de tu vida, sin miedo, porque te das cuenta que ese amor es infinito.
La importanciade valorar  tu tierra... Es algo que me está  tocando mucho el corazón. Hay días que lloro de felicidad  contemplando la puesta  de Sol y el ambiente de mi Cádiz  y muchísimo  más  si al día siguiente tengo que irme.
La importancia de encontrarte contigo misma, de conocerte, de saber lo que eres capaz.
La importancia de valorar cada momento de felicidad, de absorberlo y de sentirlo con tanta fuerza para grabarlo dentro de mi.
La importancia de quererte más y de creer en ti misma.

En resumen, está siendo una experiencia dura. Este verano no hay paseos por el Paseo Marítimo de mi ciudad, no hay cines, ni chiringuitos, ni terrazas... Solo pequeños ratitos que puedo sacar y que exprimo al máximo, planes de futuro, lucha y mucha esperanza.

Tampoco hay mar y, cada vez que vengo, ¡parece que es la primera vez que lo veo! Lo echo tanto de menos, pero no puedo vivir sin él...

Hay más soledad, hay más miedos pero más orgullo. Orgullo de mi misma por estar superando esta etapa, por salir hacia delante y por obligarme a aprender tantas cosas.

Con este post quiero animaros a exprimir cada momento, porque cada momento bueno te va a dar fuerza para cuando llegue uno malo. Valora lo que tienes, piensa en la suerte que tienes y no pasa nada si todo no es perfecto. No pasa nada si no te haces fotos encima de un flamingo, si tus ojos no brillan tanto un día o si no puedes disfrutar de un domingo porque estás en un tren o en el trabajo.


Y lo más importante: APRENDE. Aprende de cada cosa y oportunidad que te da la vida, aprovecha para enriquecerte y aprender cosas buenas, aprende a enfrentarte a nuevos miedos, a no asustarte a lo desconocido, aprende a amar con más fuerza que nunca. Aprende a escucharte y a luchar por echar ese miedo fuera de ti, sácale partido a las cosas, no dejes de intentarlo. 





6 comentarios:

  1. Eso es la vida, un conjunto de experiencias que nos hacen ser quienes somos. Los cambios siempre son duros, echas de menos lo que dejas atras, pero tienes que valorar también todo lo positivo que te aporta. Mucho animo, habra dias buenos y malos, pero siempre hay que mirar adelante!
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el texto de hoy, estoy de acuerdo. Hay que aprender de cada experiencia, sea positivo o negativo estas cosas siempre nos enseñan algo, ya depende de cada uno si aprovechamos para aprender de ello y avanzar.. Mucho ánimo!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Hola! Buena reflexión. Es necesario de vez en cuando pararse y pensar.
    Te sigo y te invito a pasar por mi blog y a seguirme si quieres. Bss

    ResponderEliminar